fbpx

Tras la caída de los precios de la vivienda en España con motivo de la crisis, muchos inversores extranjeros vieron ahí una gran oportunidad para invertir en inmuebles. La inversión en el sector inmobiliario está batiendo récords este 2018, desde enero a septiembre se han invertido 13.385 millones de euros y se espera que a final de año se llegue a los 16.000, cifras que muestran la buena salud de la que goza el sector inmobiliario.

La mayor inversión inmobiliaria hasta septiembre se ha producido en oficinas, con 3.762 millones de euros, seguido de hoteles y retail. La vivienda ha rozado los 2.000 millones de euros.
La mayor parte de esa inversión viene de capital extranjero, España es el quinto país europeo en recepción de inversión inmobiliaria.

Son muchos los extranjeros que llegan a nuestro país atraídos por la diferencia en el coste de vida y por las horas de sol que hay en España. De los pisos que se venden, un 13% son comprados por extranjeros. Este ranking está liderado por los británicos, franceses y alemanes. Llama la atención que la inversión china va en aumento a un ritmo muy rápido, cabe destacar que los ciudadanos chinos son los extranjeros que más invierten en vivienda en Barcelona. En el caso de la inversión en vivienda, el 96% de los compradores no lo hacen para vender dentro de unos años sino para vivir en ellas o para ofrecerlas en arrendamiento a terceras personas.

El mayor atractivo turístico de sol para los inversiones extranjeros es Murcia, Andalucía y Cataluña. Algunos invierten como segunda residencia pero, cada vez más, muchos comprar un inmueble para dedicarlo al alquiler por la alta rentabilidad que ofrece el mercado en este momento. Si la rentabilidad media en el alquiler está en torno al 11%, debemos recordar que por ejemplo en las Islas Canarias, en Arrecibe la rentabilidad combinada entre alquiler y la plusvalía de venta llega al 33%, una cifra muy golosa para los inversores.
Los precios han aumentado, por ejemplo, en la costa mediterránea el incremento ha sido de un 3’4% en los cinco primeros meses del año.

La inversión mantiene el sector muy vivo, empiezan a utilizarse viviendas que quedaron vacías por la crisis y los precios aunque se han recuperado siguen lejos de los que había en los años de la burbuja. Sigue siendo un buen momento para invertir en vivienda aunque siempre, debe analizarse bien la propiedad en la que se quiere invertir. Hoy en día las provincias con menor riesgo en la inversión inmobiliaria son Madrid, Málaga y Valencia. En el momento de hacer una inversión es fundamental dejarse asesorar por expertos pues conocerán mejor la zona, las posibilidades del inmueble y la demanda de arrendamiento para una vivienda de unas determinadas características en esa ubicación.

 

Compártelo:
Abrir chat
Hablar con un agente